Una noche en el gran teatro

El fin de semana asistí al segundo concierto de la temporada de Invierno de la Orquesta Sinfónica Nacional, y por fin conocí el Gran Teatro Nacional,  déjenme decirles que es espectacular, ya era hora que Lima tenga un teatro con las más modernas y cómodas instalaciones para espectáculos a nivel internacional.

La infraestructura es impresionante, alberga a 1,493 personas y todas por supuesto muy cómodamente ubicadas, lo mejor de todo es que de cualquier lugar puedes disfrutar de una noche de Ballet o Zarzuela.

Lo incomodo de asistir a otros teatros era que si comprabas tu entrada en cazuela o galería no podías ver bien el escenario y que decir del fastidio al pasar por la fila de asientos y lo peor para mi era asomarte a cada rato para poder ver el espectáculo. No me malinterpreten, el Segura y el Municipal son grandes teatros, a mi me encanta sobre todo como luce el Municipal con su estilo renacentista, toda una obra de arte.

Pero la sensación de entrar al Gran Teatro Nacional es otra, pareciera que estas en otro país, la iluminación, seguridad, tecnología y lo más importante la acústica que es superior comparándolo con otros teatros. Lo bonito de todo esto, también, es que será la casa de los elencos artísticos del Estado: la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), y la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, el Ballet Nacional, el Coro Nacional, el Elenco Nacional de Folclore, y el Coro Nacional de Niños, quienes en algunos casos trabajaban en las peores condiciones comparadas a otros países de Sudamérica.

El Gran Teatro, ofrece un amplio repertorio de posibilidades para que todos los peruanos podamos acceder a una oferta artística y cultural de alta calidad.

Disfruté mucho este concierto, la Orquesta Sinfónica interpretó una obra de Jacques Ibert y la Sinfonía N° 5  de Serguéi  Prokofiev, bajo la dirección de la peruana Carmen Moral, primera mujer en convertirse en directora de una orquesta sinfónica en América Latina, y mi esposo? mi esposo tocó la percusión, como siempre, con el alma!.

2 opiniones en “Una noche en el gran teatro”

  1. El Arte del Gran Teatro Nacional
    Trasladarme a ese escenario en medio de las tareas, Giuliana es de infarto. Haces revivir cuentos de hadas, preludios de armonía, encuentro de oasis, espacios de trascendencia. Ese concierto donde los músicos están cómodos y miran su efecto en la obra, esos cantantes que se ven como fondo coral llenando profundamente el ambiente o los que solos nos trasladan con sus trinos. El público reconocido en espacios anatómicos reales. Contar con que las personas se desplazan sin tener que atropellarse. Las luces que en su colorido nos abren mundos fantásticos. Todo es un regalo exquisito. Gracias.

Responder a Rosario Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *