Saca la ropa vieja de tu vida y dale espacio a la nueva!!!

Hace algunas semanas estuve en el pre-estreno de la película Soltera Codiciada, recuerdan ese blog? Bueno, su autora saco un libro acerca de su vida y ahora acaba de lanzar una película super divertida. En ella una frase me cayo a pelo, y en base a eso he armando esta nota.

“A veces es mejor sacar la ropa fea y vieja, para darle espacio a la ropa nueva y  bonita”

Esto es muy cierto y se aplica para todo en la vida. Y es que a veces es bueno sacudirse de lo viejo y feo, y con esto me refiero a cosas como:  relaciones que ya no te hacen feliz, amistades toxicas, un trabajo que absorbe todo y no te deja vivir, entre tantas cosas que estoy segura nos estancan y no permiten que caminemos por la vida, libres.

Así como eso y en menor grado (claro está) existe en nuestro closet ropa que nos ata y no nos deja avanzar:

  1. Kilos de tela de hace 10 temporadas, muchas de ellas desgastadas, rotas y viejas.
  2. Prendas que ya no te quedan (porque nuestro cuerpo cambia), pero que crees que algún día te quedaran.
  3. Prendas que nunca usas y que conservas porque te las regaló un ser querido.
  4. Piezas que tampoco usas pero que te costaron una fortuna.
  5. Ropa que acumulas, solo por acumular.

En general ropa, zapatos, y accesorios que ya no te hacen feliz (y de esto ya hemos hablado en esta nota). Además, te hacen perder el tiempo en el día a día, te confunden porque no sabes que usar y te quitan espacio, no solo en el closet.

Ante lo expuesto yo les digo:

1.  ¿Tienes kilos de tela de hace 10 temporadas (desgastadas, rotas y viejas) que no botas porque te da pena, porque “algún día” podría servir, porque según  tú quieres tener variedad o porque simplemente te aferras a algo? Es preferible tener poca ropa, pero que ésta sea versátil, que combine entre si y que te sirva en todo momento.

2. ¿Tienes prendas que ya no te quedan, pero que crees que algún día te quedarán? Es momento de aceptar tu cuerpo, y si realmente no estás contenta, pues haz algo, pero ya! De todas maneras acumular prendas de cuando tus medidas eran mucho más pequeñas o más grandes, no es sano, y además estoy segura que ya pasaron de moda. Es mejor estar bien vestida y cómoda ahora, que esperanzarse en el futuro. Disfruta el hoy!!!

3. ¿Tienes prendas que nunca usas porque no te gustan y que conservas porque te las regalo un ser querido? Lo se, la nostalgia nos invade, quizás algo pueda servirte para recordar a esa persona que ya no está, pero muchas veces lo hacemos por el que dirán. ¿Qué pensaría mi tía si no uso la cartera que me regaló hace 3 navidades? ¿Se molestará mi prima si boto la blusa que me obsequió y que no me gusta?. Nos dejamos condicionar por la opinión de los demás, y del pasado. Vamos! Deshazte de eso, te aseguro que la mayoría no recordará lo que te regaló hace un buen tiempo.

4. ¿Conservas piezas que nunca usas pero que te costaron una fortuna? A no ser que tengas algo de colección y que puedas usar como adorno, no vale la pena guardarlo, pues te ocupa espacio, y nadie disfrutará de su belleza. Si te costó todo tu sueldo, déjalo ir y que te sirva como lección para pensar antes de dejarte llevar por tendencias que no te gustaron en realidad o no te favorecen.

5. ¿Acumulas TODO, incluso tu ropa? Has visto por la tele esas personas que acumulan todo? Pues si no queremos terminar así, será mejor que hagas algo ya!

Estoy segura que si le damos una vuelta más a esto, encontraremos más razones del por qué acumular ropa antigua es malo para tu vida y no te deja ser esa persona que en realidad quieres ser hoy. Es hora de que vivas el presente, y seas la mejor versión de ti misma.

Ya sabes empieza adquiriendo prendas que te sumen y poco a poco tendrás un armario práctico, bonito y que valga la pena. Si se puede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *