Reflexiones a puertas de dejar la base 3: Porque no todos los días se cumple 40!

IMG_8826

Punto 1. Hace poco leí un articulo buenísimo y me sentí super identificada. «Renuncié y no me morí de hambre» era el título –y pues como éste lo indica– hablaba acerca de una chica que renunció a su trabajo de oficina y se dedicó a hacer lo que realmente le apasiona, «escribir y viajar». Algunos dirán que seguramente su economía lo permitió o su esposo la mantiene y que no es posible darse ese lujo. Los hijos, el trabajo, los compromisos son algunas de las excusas. Pero me pongo a pensar ¿¿¿Es un lujo hacer lo que a uno realmente le gusta??? ¿¿¿Necesitamos dejar de hacer lo que tenemos que hacer para tomarnos una hora a la semana (siquiera) y dedicarlo a nosotros haciendo lo que nos apasiona???

Punto 2. Hace poco –también– me preguntaron ¿a que te dedicas? por un segundo titubeé, pues no tengo un trabajo convencional. Entonces les dije: Tengo un blog de moda. Me contestaron: Ah que bonito, pero de verdad que haces? Quizás estaban esperando que respondiera: Soy secretaria, gerente de una empresa o periodista no se, algo que sea «normal» para el común de la gente. Y me pongo a pensar ¿Se necesita trabajar en una empresa con un horario de oficina y de lunes a viernes para decir que te ganas la vida en «algo»?

Punto 3. (y viene del punto 2) ¿Cuando vas a volver al trabajo? es la pregunta que muchos de mis amigos y familiares me hacen. Yo me canso de responder que me he tomado un año sabático (bueno ya van como 3), para dedicarme a algunos proyectos personales. Creo que todos nos merecemos un tiempo para aprender, viajar, vivir, experimentar y disfrutar de la vida. Mientras no compita con tu economía, responsabilidades, entre otros… todo bien.

Les confieso que si bien no todo es color de rosa en la vida de un emprendedor o independiente, todo este tiempo lo he podido invertir en cosas que realmente me interesan, y sobre todo ocuparme de cosas que antes no me preocupaban en lo más mínimo. Una de ellas ha sido aprender a nadarEste es uno de mis mayores logros personales ya que descubrí que es el deporte ideal para mi. Y esto me llevó a un siguiente punto (ya que todo viene de la mano); empecé a entrenar junto a mi esposo y me volví más fuerte físicamente.

En poco más de dos años he hecho mas cosas que en toda mi vida!!! Si!!! y eso no tiene precio!!! Decidí –también– cambiar el color de mi cabello. Nunca antes lo había tocado, pero pensé, acaso esta vida no está hecha para experimentar? ¿Qué puedo perder? Y lo hice!!!

Cito todos estos puntos por una razón. En una semana cumplo cuarenta años, así que me puse a reflexionar en cada momento de mi vida y siento que estos últimos años han sido los mejores. En realidad me veo al espejo y, claro han aparecido algunas canitas (y ni que se diga de esas patas de gallo que me hacen renegar), pero sinceramente me siento más churra que nunca!

Creo que esto tiene que ver con las decisiones que he ido tomando en el transcurso de estos años. Y es que a pesar de ser una persona tranquila y cauta en algunas circunstancias, mi espíritu rebelde siempre ha aflorado en los momentos mas decisivos. Nunca estuve del todo de acuerdo con lo establecido ¿Porque todos debemos hacer lo mismo? Nacer, estudiar «algo» no importa si no encontraste aún tu vocación, trabajar, y jubilarte con algunos pocos soles. ¿Que hiciste con tu vida? Realmente la disfrutaste? Hiciste lo que querías? Encontraste tu propósito?

Me puse a pensar en la cantidad de personas que caminan por la calle y no han realizado ninguno de sus sueños. Es triste! Definitivamente esto me ha servido para saber que la vida es un camino constante de penas y alegrías, pero de donde uno tiene que sacar el mayor provecho: aprender, compartir, vivir y amar.

¡¡¡Y es así como digo BIENVENIDOS MIS CUARENTA!!!

3

7 respuestas a «Reflexiones a puertas de dejar la base 3: Porque no todos los días se cumple 40!»

  1. Excelente reflexión, pase por lo mismo hace un año y la verdad digo que por algo Dios hace las cosas, me dedique más tiempo para mi y para mi familia preocuparme por las personas que son importantes en mi vida ; a veces dar mucho en el trabajo no vale la pena cuando ya no estás nadie recuerda lo que hiciste o dejaste de hacer. Hacer lo que nos gusta y nos hace felices es lo que cuenta ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.